Isabel Coixet y la vida secreta de las plantas

Visitamos el patio modernista de nuestra directora más internacional. Papiros, jazmines, bambú o un ave del paraíso adornan nuestra conversación.

Isabel Coixet

Isabel Coixet posa ante nuestra cámara enmarcada por un ave del paraíso.

El Jardín Majorelle, en Marrakech, o el jardín de Cactus de Cesar Manrique, ¿Cuál elegirías?
He estado en muchos y muy bonitos jardines. Siento especial debilidad, más que por los jardines Franceses, por los Británicos. Si te digo la verdad no elegiría ninguno de los dos. Los jardines solo de cactus no me gustan. A mí las suculentas me da la impresión que tienen de todo menos de suculentas. Tengo una casa de campo a las afueras de Barcelona, es muy rústica, con parterres llenos de lavanda, olivos y vides. Me recuerda a la Toscana. Es un jardín salvaje que algún día sería fantástico que fuese un jardín británico.

¿Tienes una floristería preferida? ¿Qué tipo de flores compras allí?
La floristería que más me gusta es uno de los puestos de flores del Marché de Saint Fagus en París. Siempre en diciembre tiene las primeras mimosas del año. Adoro el ambiente de ese lugar y su falta de pretensión. Sé que ahora hay floristerías maravillosas que te montan el ramo ikebana, pero en realidad prefiero prepararlos yo.

Isabel Coixet
Detalle de una de las flores del jardín de Isabel Coixet.

¿Peonías, iris, claveles, hortensias, jazmines o ranúnculos?
El Jazmín, me encantan. Amo el galán de noche y su olor en las noches de verano. Hay que ser cuidadosa, son muy delicados.

¿Qué árbol presidiría la casa de tus sueños?
Un sauce llorón o un olivo milenario. Tengo el privilegio de tener algunos centenarios, pero cuando has visto uno milenario, es inabarcable, no lo puedes ni abrazar. Esa sensación es impresionante. además pensar que ha visto pasar la historia, te hace sentir pequeño. Uno de esos ejemplares estaba ya allí cuando Aníbal cruzó los Pirineos. Me asombra y me perturba.

Isabel Coixet
El patio de estilo modernista se construyó a finales del siglo XIX. Los papiros conviven en armonía con algún árbol frutal resaltando los motivos florales de la cerámica catalana.

Te lo regalamos para ponerlo en tu salón. Elije uno de estos cuadros; El jardín de las delicias del Bosco, Candor Arcaico de Henri Rousseau, un bodegón de Hendrik de Fromantiou o Late november tunnel 2006 de David Hockney?
Hockey. Se me hace muy simpático, sus paisajes son fantásticos y además después de ver su documental “El conocimiento secreto” pensé, “parece un tío muy simple en lo que hace, pero a la vez, tremendamente interesante”.

¿Qué arquitecto habría diseñado tu casita del árbol?
Mira que he pensado veces en esta pregunta. Es un arquitecto Japonés que se llama Makoto Fukuda. No es muy conocido, pero hace cosas muy interesantes y además le conozco. Habría sido sin duda el ideal. Lo único malo es que mis árboles todavía no tienen la dimensión para una casita de árbol en condiciones.

¿Qué libro te hizo amar la jardinería?
Fiesta en el jardín de katherine Mansfield.

Isabel Coixet
Detalles del jardín de Isabel Coixet.

Tienes un maravilloso patio mediterráneo. ¿Dónde nace tu amor por las plantas?Los geranios que tenía mi abuela. Esta planta, en principio modesta y a menudo vilipendiad, pero que ella regaba y cuidaba con cariño. Me conmueve pensar en ella y en los balcones. Me gustan mucho también las plantas acuíferas; bambús, papiros, nenúfares. He recorrido Japón buscando bosques de Bambú, no bosques manicurizados y perfectos, sino salvajes, esos me encantan.

Un jardín que hayas visitado y te quedarías para ti.
Tuve la suerte de rodar en el jardín de uno de los herederos Rockefeller, en Conecticut, estaba situado muy cerca del mar. También recuerdo pasear por uno maravilloso que está en San Petesburgo, se llama Petrodvoréts. Está lleno de trampas, de fuentes y pequeños lugares secretos. Cualquiera de los dos encantada.

Isabel Coixet
Un cerramiento de carpintería de estilo modernista da paso del interior de la casa al patio mediterráneo.

Fotografía: Marina De Luís