Isabel Coixet y la vida secreta de las plantas

Visitamos el patio modernista de nuestra directora más internacional. Papiros, jazmines, bambú o un ave del paraíso adornan nuestra conversación.

Isabel Coixet

Isabel Coixet posa ante nuestra cámara enmarcada por un ave del paraíso.

El Jardín Majorelle, en Marrakech, o el jardín de Cactus de Cesar Manrique, ¿Cuál elegirías?
He estado en muchos y muy bonitos jardines. Siento especial debilidad, más que por los jardines Franceses, por los Británicos. Si te digo la verdad no elegiría ninguno de los dos. Los jardines solo de cactus no me gustan. A mí las suculentas me da la impresión que tienen de todo menos de suculentas. Tengo una casa de campo a las afueras de Barcelona, es muy rústica, con parterres llenos de lavanda, olivos y vides. Me recuerda a la Toscana. Es un jardín salvaje que algún día sería fantástico que fuese un jardín británico.

¿Tienes una floristería preferida? ¿Qué tipo de flores compras allí?
La floristería que más me gusta es uno de los puestos de flores del Marché de Saint Fagus en París. Siempre en diciembre tiene las primeras mimosas del año. Adoro el ambiente de ese lugar y su falta de pretensión. Sé que ahora hay floristerías maravillosas que te montan el ramo ikebana, pero en realidad prefiero prepararlos yo.

Isabel Coixet
Detalle de una de las flores del jardín de Isabel Coixet.

¿Peonías, iris, claveles, hortensias, jazmines o ranúnculos?
El Jazmín, me encantan. Amo el galán de noche y su olor en las noches de verano. Hay que ser cuidadosa, son muy delicados.

¿Qué árbol presidiría la casa de tus sueños?
Un sauce llorón o un olivo milenario. Tengo el privilegio de tener algunos centenarios, pero cuando has visto uno milenario, es inabarcable, no lo puedes ni abrazar. Esa sensación es impresionante. además pensar que ha visto pasar la historia, te hace sentir pequeño. Uno de esos ejemplares estaba ya allí cuando Aníbal cruzó los Pirineos. Me asombra y me perturba.

Isabel Coixet
El patio de estilo modernista se construyó a finales del siglo XIX. Los papiros conviven en armonía con algún árbol frutal resaltando los motivos florales de la cerámica catalana.

Te lo regalamos para ponerlo en tu salón. Elije uno de estos cuadros; El jardín de las delicias del Bosco, Candor Arcaico de Henri Rousseau, un bodegón de Hendrik de Fromantiou o Late november tunnel 2006 de David Hockney?
Hockey. Se me hace muy simpático, sus paisajes son fantásticos y además después de ver su documental “El conocimiento secreto” pensé, “parece un tío muy simple en lo que hace, pero a la vez, tremendamente interesante”.

¿Qué arquitecto habría diseñado tu casita del árbol?
Mira que he pensado veces en esta pregunta. Es un arquitecto Japonés que se llama Makoto Fukuda. No es muy conocido, pero hace cosas muy interesantes y además le conozco. Habría sido sin duda el ideal. Lo único malo es que mis árboles todavía no tienen la dimensión para una casita de árbol en condiciones.

¿Qué libro te hizo amar la jardinería?
Fiesta en el jardín de katherine Mansfield.

Isabel Coixet
Detalles del jardín de Isabel Coixet.

Tienes un maravilloso patio mediterráneo. ¿Dónde nace tu amor por las plantas?Los geranios que tenía mi abuela. Esta planta, en principio modesta y a menudo vilipendiad, pero que ella regaba y cuidaba con cariño. Me conmueve pensar en ella y en los balcones. Me gustan mucho también las plantas acuíferas; bambús, papiros, nenúfares. He recorrido Japón buscando bosques de Bambú, no bosques manicurizados y perfectos, sino salvajes, esos me encantan.

Un jardín que hayas visitado y te quedarías para ti.
Tuve la suerte de rodar en el jardín de uno de los herederos Rockefeller, en Conecticut, estaba situado muy cerca del mar. También recuerdo pasear por uno maravilloso que está en San Petesburgo, se llama Petrodvoréts. Está lleno de trampas, de fuentes y pequeños lugares secretos. Cualquiera de los dos encantada.

Isabel Coixet
Un cerramiento de carpintería de estilo modernista da paso del interior de la casa al patio mediterráneo.

Fotografía: Marina De Luís

Flores Cosmos y el arte floral mexicano

Hablamos con Alberto Arango y Ramiro Guerrero, dos mexicanos que bajo el nombre de Flores Cosmos están revolucionando el arte floral en su país.

Centro floral de Flores Cosmos

En Ciudad de México, una ciudad poblada por más de 21 millones de habitantes donde el cemento y la superpoblación tienen más cabida de la cabría esperar, una pareja de irreductibles chilangos resiste y embellece sus rincones a base de buen gusto y sensibilidad. Alberto Arango y Ramiro Guerrero, o lo que es lo mismo Flores Cosmos, llevan a la máxima expresión el renovado mundo del arte floral. Si estamos de acuerdo con la aseveración del primer Pritzker de Arquitectura Mexicano Luis Barragán “Un jardín debe contener nada más y nada menos que el universo entero”, en los trabajos de Flores Cosmos caben al menos un par de sistemas solares.

Hablamos con Alberto y Ramiro sobre sus orígenes, su trabajo y sus plantas favoritas.

¿Por qué empezasteis a diseñar centros de flores?

Estábamos viviendo en Barcelona cuando tuvimos la visión (a veces nos gusta llamar epifanía) de volver a México y fundar una floristería. Este sueño no solo abarcaba la parte profesional, también nuestra vida entera; nos vimos creciendo juntos rodeados de flores. Podemos decir que fue la culminación de una búsqueda y el comienzo de un proyecto conjunto que diez años después sigue creciendo.

¿Concebís vuestro trabajo de una forma más ornamental o más artística?

El arte y el ornamento nacieron y crecieron juntos. Para nosotros el arte ha de perseguir siempre un ideal. Lo hacen la música, la escultura, la fotografía… Pero estos ideales no sólo persiguen la belleza también la experiencia y reconocimiento. La obra de arte se manifiesta cuando inflama en ti toda la potencialidad de tu ser. En el caso de las flores, en su naturaleza efímera, el contacto directo con la obra se vuelve determinante para experimentar con ella y decidir si termina siendo arte o adorno. Nuestro trabajo es artístico y ornamental.

¿Quiénes son las personas que más han influido en vuestro trabajo?

Podríamos hablar de maestras y maestros que han sido determinantes en nuestro desarrollo como Otilia Freyre, Azuma Makoto, Genesis P-Orridge… pero sin duda, al ser una dupla, nuestra mayor influencia somos el uno para el otro.

Centro floral de Flores Cosmos

¿De qué trabajo os sentís más orgullosos?

Acaba de pasar el primer festival FYJA de flores y jardines de la Ciudad de México en el que hemos estado íntimamente involucrados. En él se persigue exaltar la tradición floral mexicana, además de recuperar los espacios verdes de nuestra ciudad. Su sede está el Jardín Botánico del Bosque de Chapultepec y fue visitado por más de 35 mil personas en tan solo un fin de semana. Esperamos seguir desarrollándolo muchos años más.

¿Cuáles son vuestras plantas o flores fetiche?

Ramiro: las magnolias, la orquidea paphio, el aeoniums y leucospermum.

Alberto: supongo que las orquídeas, en mi casa cuido más de una docena de especies diferentes, también amo las dioscoreas.

¿Dónde os gustaría hacer una instalación floral?

En el Espacio Escultórico de la UNAM, en el bosque de Kyoto y en la Luna.

Sigue en Instagram a @moderngardener.

Centro floral de Flores CosmosCentro floral de Flores Cosmos

Flores Cosmos. Alberto Arango y Ramiro Guerrero
Alberto Arango y Ramiro Guerrero.

“Kleingartenkolonien” o “Jardines para todo quisqui”

Qué los alemanes están hechos de otra madera salta a la vista. Qué orden, qué carriles bici, ¿y por qué no aceptarlo? Qué jardines. A continuación me propongo contar un ejemplo de cómo los espacios verdes trabajan directamente en un factor menos comentado en los discursos de nuestros dirigentes de lo que nos gustaría: nuestra felicidad.

En mitad del mismo Berlín y perfectamente integradas en los barrios de la capital Alemana se encuentran las Kleingartenkolonien, 73.000 pequeñas parcelas, de nombre impronunciable pero exquisitamente cultivadas, puestas a disposición de los ciudadanos por la ridícula cantidad 340€ anuales (340 metros cuadrados de parcela más casita para aperos incluida). Un auténtico remanso de paz floral y vegetal, hábitat de zorros, caracoles, abejas, germanos cervecita en mano y gran cantidad de pájaros e insectos.

Kleingartenkolonien

El origen e historia de los kleingarten se remonta a mediados de 1900, cuando una iniciativa pública propuso dedicar zonas de la ciudad para permitir a los niños pobres jugar en ambientes más saludables que los sucios y contaminados barrios que surgieron tras la industrialización. Más tarde y en tiempos de guerra, su principal función fue proporcionar alimentos a la población. A día de hoy sus ciudadanos disfrutan de estos oasis verdes para el cultivo y sus relajadas reuniones sociales.

A pesar de que Berlín está experimentando un boom inmobiliario sin precedentes (los precios de bienes raíces en el último año han aumentado más del 10%) esta ciudad aún permanece como una de las ciudades más verdes de Europa. No obstante los jardineros urbanos de la ciudad están sintiendo el apretón de los promotores. Los espacios verdes de la ciudad se han convertido en objeto especulativo para los inversores inmobiliarios. Actualmente alrededor de 19 colonias de jardines están amenazadas, mientras que más de 1.000 parcelas han sido eliminadas desde 2007. Gran parte de la ira se centra en el senador por el desarrollo de la ciudad de Berlín, Michael Müller.

Kleingartenkolonien

Aún a riesgo del signo de los tiempos, estas parcelitas forman parte del ADN de esta magnífica ciudad y el sonido del riego automático, las barbacoas (siempre que la climatología lo permita) y el zumbido de insectos reemplaza el estruendo de la vida urbana convirtiendo, ahora sí, carros en calabazas, cláxones en sosegantes trinos y farolas o semáforos en tilos y abedules. Vaya usted a comparar.

Nos consta que la climatología ibérica es más propicia al secarral que a los frondosos bosques, pero si bien ellos plantan frambuesas, acianos, abedules o abetos, nuestros jardines podrían estar llenos de olivos, cítricos, higueras, don diegos, crespinillos, genista o infinidad de especies más propias de nuestras latitudes.

Kleingartenkolonien

Invitamos a la administración a luchar a contracorriente. Sabemos que nuestros vecinos del norte nos llevan al menos 50 años de ventaja pero,  ¿no sería hermoso convertir descampados o tierras yermas en espacios de disfrute para todos los ciudadanos? ¿Votos a favor?

KleingartenkolonienKleingartenkolonienKleingartenkolonienKleingartenkolonien

Sigue en Instagram a @moderngardener.